¿Cuál es el origen del berrinche o rabieta de tu hijo?

PorAraceli Vega

¿Cuál es el origen del berrinche o rabieta de tu hijo?

Entre los 2 y los 4 años los berrinches o rabietas forman parte del desarrollo del niño que está aprendiendo a gestionar sus deseos y las emociones que le surgen cuando no los cumple.

Pero ¿todos los berrinches vienen por los deseos que no han sido cumplidos? No. Algunos berrinches pueden venir de necesidades del niño o la niña que los padres no están atendiendo.

Por ejemplo, es muy tarde por la noche y estamos con unos amigos. Nuestro hijo, que hasta hace unos segundos jugaba con los hijos de nuestros amigos tranquilamente, empieza a tener un berrinche por algo sin importancia ocurrido con otro niño. Sin duda, es el momento de atender a la necesidad de dormir del niño.

O estamos en una tienda comprando ropa para nuestro hijo y, de pronto, a causa de algo sin importancia, rompe a llorar y acaba en una rabieta. Es el momento de decidir si nos quedamos para comprar la ropa o bien salimos con nuestro hijo para tratar de calmarlo. Y es que puede ocurrir que, cuando hay muchos estímulos externos, exceso de ruido, estrés por la rapidez de hacer muchas cosas en poco tiempo etc., nuestro hijo tenga este tipo de reacción.

A veces los niños se sienten sobrepasados por las condiciones del exterior y su manera de expresarlo es con esta reacción que se llama crisis sensorial. Y es diferente a lo que conocemos como un berrinche. Es preciso averiguar y atender a la necesidad del niño como pueda ser irse del lugar, como en este caso anterior. Y eso ocurre muchas veces con niños con alguna característica especial como TDH o niños con hiperactividad.

Por tanto, vemos que en situaciones como las que hemos descrito, cuando el desencadenante del berrinche es algo externo, estamos ante una crisis sensorial; y es fundamental que realmente atendamos la necesidad del niño que la mayor parte de las veces no es capaz de expresar por sí mismo (tranquilidad, comida, sueño…)

Sin embargo, cuando el berrinche se ha producido porque nuestro hijo quiere algo de forma imperativa y caprichosa, entonces es necesario poner freno a su conducta.

¿Cómo sabemos que el berrinche es una estrategia de nuestro hijo para conseguir algo? Hay algunos síntomas que lo indican: llora o grita solo dependiendo de si le miramos o no. Otra característica es que, cuando le damos lo que quiere, cesa su llanto. Es decir, hay un perfecto control de su llanto o de sus gritos hasta conseguir lo que quiere. Y en ese caso sí que es necesario ponerle un límite claro y firme.

El llanto o los gritos de nuestro hijo se van a prolongar en la media en que sienta que nos puede “convencer” con ellos, así que nuestra firmeza con afecto en decirle que no vamos a ceder, le va a disuadir más pronto de seguir en su actitud.

Puedes conocer todos los detalles acerca de las clases berrinches, cómo actuar y conseguir las mejores conductas en tu hijo con nuestro curso sobre “Cómo educar con límites sanos a tu hijo” Entra aquí para tener más información.

About the author

Araceli Vega administrator

You must be logged in to post a comment.