Educar a mi hijo adolescente desde la confianza

PorAraceli Vega

Educar a mi hijo adolescente desde la confianza

Una de las actitudes que mejores resultados me ha dado siempre con los adolescentes, como profesora, es encontrar a toda costa lo positivo y valioso que ellos tienen, dejado espacio a que muestren sus mejores posibilidades.

La adolescencia es una etapa retadora, sin duda, porque hay muchos cambios físicos, psíquicos y emocionales, pero también es una etapa de un potencial extraordinario, porque se pueden desplegar los mejores sentimientos y hacer emerger capacidades insospechadas. Cuando le damos la oportunidad, los valores y actitudes que puede manifestar un adolescente pueden llegar a ser incluso sorprendentemente admirables.

Soraya de 14 años llegó a casa un sábado a la hora que sus padres le habían asignado. Justo cuando iba a colgar su chaqueta en el perchero, se salió un paquete de cigarrillos de uno de los bolsillos y cayó al suelo. La chica se quedó pálida ante la mirada en silencio de su madre.
Era fácil comenzar una buena reprimenda y tener esa noche un gran disgusto con reunión familiar solemne incluida. Pero la madre decidió simplemente mirar a Soraya en silencio mientras ella recogía el paquete del suelo.

– Eso ¿es tuyo? – Le preguntó, cuando Soraya comenzó a morderse el labio inferior, mientras guardaba el paquete en el bolsillo.
– No –respondió rápidamente con cierto alivio de ver que el tono de su madre parecía inocente y no tenía reproche- Es de una amiga, no es mío.

La madre se dirigió a la cocina en silencio, mientras pensaba cómo abordar esta situación. Estaba muy enojada y triste, porque su hija no solía mentirle habitualmente, aunque es cierto que últimamente se mostraba más silenciosa de lo habitual. Disimuló la intensa preocupación que sentía pensando que quizá no solo estaba fumando, sino también bebiendo y le puso la cena en la mesa. Estaban solas las dos en la cocina, pues su padre y su hermano pequeño estaban en el salón.
Recordó algunos momentos de su adolescencia y le dijo:

Quizá es difícil para ti mantener las ideas que te hemos enseñado de tener una vida sana, cuando tu amiga fuma ¿verdad?
– Sí que lo es, mamá – respondió bajando la cabeza.
– Pensarán que eres una antigua o algo así.
Soraya asintió.

– Probablemente quieres hacer lo mismo que tus amigas para que te acepten; a mí también me ocurría cuando salía con ellas. Yo sé que tú no nos ocultas las cosas importantes… Sabes que puedes contar con nosotros para todo, ¿verdad?
Soraya había dejado la cuchara sobre la mesa, mientras una lágrima empezaba a rodar por su mejilla.
– Tu padre y yo queremos lo mejor para ti y puedes contárnoslo todo. Aunque sé que ya lo sabes, espero que lo recuerdes y confíes en nosotros.
Soraya abrazó en silencio a su madre y no hablaron más del asunto.

Una semana más tarde, mientras estaban otra vez las dos solas, le habló de que su amiga Yoli había dejado de fumar; se la veía contenta. Le contó que por su parte había estado rechazando los cigarrillos cuando se los pasaba su amiga, y también había empezado a hacerlo otra chica del grupo.
La madre sonrió con unas palabras de aprobación. Agradeció internamente que la confianza en que su hija sería capaz de tomar las mejores decisiones, se hubiese visto cumplida.

Esta es la capacidad que tienen los adolescentes de hacer cambios muy rápidos, y especialmente cuando encuentran la confianza y la claridad de los valores en casa. Una confianza que le ayuda a tomar las mejores decisiones.
Cada vez que nos fijamos en lo positivo que hacen o dicen y confiamos en sus mejores posibilidades, abrimos la puerta a sea viable que lo manifiesten.

Puedes dejarnos tus datos aquí y podrás acceder a nuestro Taller Gratuito Online “Como relacionarme con mi hijo con firmeza afectuosa”

About the author

Araceli Vega administrator

You must be logged in to post a comment.